Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra Política de cookies Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El grupo F está formado por Alemania, México, Corea del Sur y Suecia. Destaca por encima de todos la selección alemana, que no debería tener problemas para clasificarse como primera de grupo.

 

Alemania es el cabeza de serie del grupo. Llega a la cita de Rusia tras haberse clasificado como primera en un grupo con Irlanda del Norte, República Checa, Noruega, Azerbaiyán y San Marino. El combinado alemán venció en los 10 partidos disputados, consiguiendo 43 goles a favor y tan sólo 4 en contra. Sus números asustan y le convierten en uno de los equipos favoritos para ganar el Mundial.

 

El plantel de seleccionados de Joachim Löw está repleto de estrellas de nivel mundial. En la portería, tanto el jugador de Barcelona, Ter Stegen como el del Bayern de Munich, Neuer están en el Top 5 de porteros del mundo. En el centro del campo destaca el madridista Toni Kroos, uno de los mejores centrocampistas de la actualidad y en la línea de ataque, los Özil, Sané, Müller o Werner completan una amenaza constante para cualquier rival.

 

Se trata de una selección con pocas fisuras, un bloque que ha sabido incorporar a sus nuevos talentos manteniendo el estilo impuesto por Löw desde hace años. Tienen calidad, estilo definido y mucha experiencia. La única incógnita que puede surgir es el estado de forma de Neuer, Hummels y Boateng. Deberían ganar el grupo sin demasiadas complicaciones y optar a levantar su 5 Mundial, igualando a Brasil.

 

México es la selección proveniente del bombo 2. Los americanos obtuvieron su plaza para Rusia después de quedar en primer lugar en el Hexagonal Final de la CONCACAF. Competían contra Costa Rica, Panamá, Honduras, Estados Unidos y Trinidad y Tobago. En dicha fase final ganó 6 partidos, empató 3 y perdió 1 (con la clasificación ya asegurada), con 16 tantos a favor y 7 en contra.

 

Entre los jugadores seleccionados por el colombiano Juan Carlos Osorio no hay grandes individualidades, aunque la gran mayoría tiene experiencia en clubes europeos. Como mayor referente encontramos al delantero del West Ham, Chicharito Hernández. A su lado, el punta del PSV Eindhoven, Hirving Lozano, que fue el máximo goleador de la clasificación.

 

El punto fuerte de la selección azteca es la adaptación a distintos tipos de juego y la de disponer de un grupo de jugadores con gran experiencia internacional. En contra, el hecho de que México no es capaz de obtener buenos resultados contra equipos con un mayor potencial. 




Suecia es la representante del bombo 3. Los suecos se clasificaron en la repesca, tras eliminar a una Italia inoperante en ataque, dejándolos fuera de una fase final por primera vez en su historia. Antes del bombazo de la eliminación italiana, los suecos compartieron grupo clasificatorio con Francia, Holanda, Bulgaria, Luxemburgo y Bielorrusia. Acabaron en segundo lugar, por detrás de Francia, con 6 victorias, 1 empate y 3 derrotas. Marcaron 26 goles y recibieron 9.

 

Janne Anderson comanda una selección en la que llama la atención la ausencia del delantero Zlatan Ibrahimovic. Ante la baja del veterano delantero, Suecia se encomienda al centrocampista del Leipzig, Forsberg para guiar su suerte en Rusia.

 

Los suecos son un bloque fuerte, que sabe posicionarse y defender con garantías a cualquier rival. En ataque sus armas son el juego aéreo y el contraataque. Su punto débil es la falta de referentes más allá de Forsberg, lo cual puede generarles bastante dependencia.

 

Corea del Sur es la selección, a priori, más débil del grupo. Los asiáticos se clasificaron como segundos, por detrás de Irán, en un grupo con Siria, Uzbekistán, China y Qatar. Disputaron 10 partidos, ganando 4 de ellos, empatando 3 y perdiendo 3. Marcaron 11 goles y encajaron 10.

 

La selección de Shin Tae-Yong combina jugadores con experiencia en las principales ligas europeas, con otros que militan en la liga coreana. Su mayor referente es el delantero del Tottenham, Son Heung-Min. El jugador, rápido y habilidoso, fue el goleador en la clasificación de Corea, anotando 7 goles.

 

Los surcoreanos son una selección con una gran calidad individual y veloz en sus contraataques, sin embargo son muy endebles a nivel defensivo. El hecho de haber recibido una media de 1 gol por partido en el clasificatorio ante equipos sin un gran potencial les convierte en el candidato claro a cerrar el grupo.